viernes, 22 de noviembre de 2013

La chinche de los piñones, otra especie invasora.

CUADERNO DE CAMPO
Desde hace poco tiempo tenemos una nueva especie invasora en España, que también ha llegado a El Ventorrillo, la chinche americana de los piñones, de nombre científico Leptoglossus occidentalis.
Procede del Oeste de Norteamérica y aún no se conoce bien la incidencia que puede llegar a tener en nuestros pinares y otras coníferas. No suele ser una plaga que produzca grandes daños, aunque en ocasiones, en puntos concretos, se acumulen gran número de ejemplares.
En primavera hacen la puesta en los brotes de los pinos y las ninfas se trasladan a las piñas que están en desarrollo picándolas y alimentándose de su savia. Tienen un pico (llamado rostrum o rostro) en forma de estilete muy desarrollado que se prolonga por debajo del cuerpo. En la foto siguiente las líneas amarillas indican hasta donde se ve el estilete y hasta donde le llega en realidad, aunque no se vea por la postura del animal. Es lo que clavan en los brotes de las piñas provocando malformaciones y anulando la producción de las semillas. 


Puede encontrarse en cualquier conífera y ocasionalmente en otras especies, pero parece tener cierta dependencia de los terpenos, productos que se encuentran en la resina de ese tipo de árboles. 

Curiosamente esas son las sustancias que a otros insectos, entre ellos chinches, les resultan tóxicos.
Sobre las piñas pasan todo su ciclo biológico, que se compone de cinco mudas. Como todos los hemípteros, que es el orden al que pertenece esta especie, las crías no pasan por una fase larvaria, cuando nacen son una réplica en miniatura de los adultos y en las sucesivas mudas les van creciendo las alas. 
Con la última muda ya tienen las alas completamente desarrolladas y pueden volar y expandirse, que debe ser muy eficiente, pues han invadido Europa en poco más de una década.
A finales de otoño, en este momento, e inicios del invierno, buscan refugio en huecos de árboles, nidos de pájaros, grietas de las cortezas y lugares por el estilo, incluyendo a las habitaciones humanas. En ocasiones, como hacen otras chinches, se agrupan muchos individuos para pasar el invierno y cuando se introducen en las casas provocan cierto temor, infundado porque son inofensivas para nosotros.

En su lugar de origen completan un ciclo vital anual en las regiones más frías y hasta tres en las zonas más cálidas, como México. En España posiblemente ocurra lo mismo, diferenciándose entre los pinares de alta montaña y los de costa, como las que se han detectado en Mallorca y Menorca.
El primer dato de la presencia de este animal en Europa es de 1999 en Italia, luego ha sido todo un goteo de citas en toda Europa. En España parece que las primeras citas son del 2003. El mapa de distribución de la plataforma Biodiversidad Virtual este año muestra que se encuentra prácticamente en toda la Península Ibérica. Se salva por el momento una parte de Extremadura y Castilla La Mancha, donde apenas habrá pinos.
En el número de  BV news de Biodiversidad Virtual dedicado a Heteroptera pueden verse los mapas de la progresión de la especie. Pinchando AQUÍ

Chinche de los piñones, Leptoglossus occidentalis Heidemann, 1910.
Familia: Coreidae.
Infraorden: Pentatomomorpha.
Suborden: Heteroptera.
Orden: Hemiptera.  

12 comentarios:

  1. Hola Jesus,
    a mi me han entrado varias veces por la ventana en pleno centro de Vigo. Saludos.

    Cesar

    ResponderEliminar
  2. Buenas! Llevo 2 meses viendo estas chinches por mi casa. Vivo en Redondela en provincia de pontevedra, un saludo

    ResponderEliminar
  3. Gracias a los dos por comentar. Parece que en efecto además de haberse extendido por toda la península son unos animales muy fáciles de ver y llaman la atención.
    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. Preferiría no verlos...pero conviene conocerlos. Gracias por divulgarlo. Saludos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí Javier, conviene conocer al enemigo y, sobre todo, saber como avanzan y estar atentos para ver si ocasionan daños. Además de la producción de piñones de consumo humano, pues Pinus pinea y P. sylvestris son las dos especies más afectadas, también porque muchas otros animales se alimentan de ellos, como ardillas, piquituertos y muchas otras aves.

      Eliminar
  5. Pequeninos e tão sugadores... espécies que aparecem de repente e se instalam fazendo um estrago absurdo.
    Preciosa entrada, Jesús, muito didática.

    Beijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Teca. El mundo se nos queda pequeño con la rapidez de los viajes, pero también para el transporte de animales no deseados de uno a otro continente.
      Beijos.

      Eliminar
    2. Cierto, si hay una casa cerca de los pinos se intentan refugiar en ella, yo me encuentro montones de ellos todos los inviernos (Sierra de Cazorla), tendrán algún depredador????.

      Eliminar
    3. Supongo que tendremos que esperar para saber el verdadero efecto sobre nuestras coníferas, que no parece ser tan rápido como pasa con las palmeras y el Picudo rojo.
      Un saludo.

      Eliminar
    4. Supongo que algún pájaro se acostumbrará a depredarlo, sobre todo si tienen la costumbre de reunirse en grandes grupos para pasar el invierno, como dicen los artículos sobre esta plaga en EEUU. Precisamente uno de los sistemas de lucha es fumigar los marcos de puertas y ventanas, las traseras de los carteles en los establecimientos, contraventanas y huecos de persiana, etc. donde se puedan agrupar en otoño.´
      Se tiene la ventaja de que no ataca al árbol en sí, como hace el picudo, por ejemplo, pero afecta a la producción de semillas y los piñones son un recurso económico importante en algunos lugares.
      Saludos.

      Eliminar
  6. como decia , nada que ver con el aspecto de sus hermanos que lucen hermosos aunque ya tienen mass de 35 años. Enhorabuena por el trabajo que hacen!!!!!

    ResponderEliminar

Comenta o pregunta, para eso estamos aquí.